REBAJAS SALES REBAJAS SALES REBAJAS SALES REBAJAS SALES REBAJAS SALES REBAJAS SALES
SANTIAGO-1.jpg

Santiago Pons Quintana 1929-2020

Nacido en Alaior en 1929, Santiago Pons Quintana era el hijo de una familia humilde que como todos los de su época nació en una época convulsa. Tuvo la suerte de acudir a la escuela en el mismo municipio y pudo estudiar bachillerato de la mano del Dr. Hernandez-Mora durante su estancia en Alaior.

Durante y después de la Guerra Civil, como muchos menorquines, sufrió el hambre y las estrecheces que imperaban en Menorca, y a esto se añadió la falta de su padre, que fue encarcelado tras la guerra, dejando a la familia con el único puntal de su madre.

Aprendió el trabajo de zapatero de la mano de su tío, Pepe Quintana, que le dio la primera oportunidad de trabajar y que les ayudó durante la ausencia de su padre.

Durante este tiempo, una de sus tareas era barrer el taller cada día, y recogía los retales de piel que encontraba para aprovecharlos en lo único que cabía en esos trozos, zapatos para niños.

Estos zapatos los diseñaba, cortaba, aparaba y montaba, con la ayuda de sus padres, los vendía en “Can Dineru”, la tienda de la plaza de Alaior que regentaba, y regenta, la familia de la que sería su esposa Inés Palliser Mascaró.

Fue en esa tienda en la que por fortuna se hizo el primer pedido de Santiago Pons Quintana, un increíble pedido para exportar zapatitos para niños a Islandia. En estas circunstancias no dudó en emprender su propia empresa, y fabricar estos zapatitos junto con su familia.

Este pedido puso en marcha la empresa, que se fundaba tal y como se conoce hoy en el año 1953.

De los zapatos para niño se pasó al mercado de las zapatillas, hechas con toda la artesanía conocida en Menorca, y que supusieron la expansión internacional de la empresa. Incluso la Reina de Inglaterra, Isabel II, llegó a calzar zapatillas Pons Quintana, y se llegaron a comercializar en los cinco continentes.

Con la decaída de las zapatillas a finales de los años 70, Santiago Pons Quintana dio el paso al mercado de zapato de mujer, a la vez que se incorporaban en la empresa la segunda generación de la familia.

Tras las primeras colecciones que permitieron mantener las ventas de la empresa, Santiago Pons Quintana recuperó el trenzado de piel tradicional de las Islas Baleares, dando una nueva visión a este producto. A finales de los años 80 Pons Quintana se convirtió en uno de los referentes mundiales en el calzado trenzado de mujer, posición que sigue manteniendo en la actualidad.

En este momento su legado sigue funcionando como una empresa 100% menorquina, con más de 100 empleados, produciendo unos 200.000 pares de calzado que se exportan en su mayoría fuera de España, y se comercializan en los cinco continentes.

Comprometido con Alaior y Menorca, fue Primer Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Alaior en las primeras elecciones democráticas, uno de los fundadores de la Cruz Roja de Alaior, apoyó siempre al CE ALAIOR, donde jugó muchísimos años, Presidente del Centro Cultural, presidente de la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Menorca y Presidente de la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de las Islas Baleares.

Emprendedor incansable, creía en Menorca, en la capacidad de trabajo y la capacidad emprendedora de los menorquines y fue un firme defensor de que el progreso de las empresas de Menorca tenía que comportar siempre una mejora en el nivel de vida de todos los menorquines.

Si bien se jubiló en 1994, acudió a la fábrica todos los días hasta que le fue posible, repasando la producción, aportando su experiencia, y en los últimos años vivía con ilusión la posibilidad de hacer nuevas colecciones de zapatillas como las que le habían dado el éxito en los años 60, dibujándolas y haciendo los patrones de forma incansable.


link
link